narrativa

LUNFASONETOS Y...

PRESENTACIÓN

En 1977, Yunque había dejado de escribir. Lo embargaba una profunda tristeza por la desaparición de personas y el sufrimiento que acosaba a su querido país.

Tenía ochenta y ocho años. Todos sus libros habían sido prohibidos - como los de tantos - por la dictadura militar y retirados de las escuelas, bibliotecas y librerías de todo el país. También censuraron su correspondencia con el exterior, único contacto con sus amigos muy queridos. Prohibieron su presencia y sus obras en la Feria del libro a partir de 1977, Feria en la que se habían vendido infinidad de ejemplares en 1976. Esa fue su última participación.

La tristeza hizo que se refugiara en la lectura de filosofía yoga, como ya lo había hecho en su juventud en momentos dolorosos. Solía decir: "me saca de este mundo, aunque yo ya estoy fuera del mundo". También nos decía: "No hay que afligirse, la muerte es sólo una trasmigración".

Su joven amigo, el poeta lunfardista Luis Alposta, lo estimuló para que volviera a escribir poesía lunfarda y así fue como mi padre reunió bajo el título Lunfasonetos y… el libro que hoy presentamos en su web.

Alba Gandolfi - abril 2012

PUERTA CANCEL

Además del apretado examen retórico que este prólogo supone, no sé de una mejor introducción a estos poemas lunfardos de Álvaro Yunque, que agregar sólo el relato de un par de circunstancias y referirme al amigo.

Todo comenzó cuando, a fines de 1976, le solicité a Yunque una página autobiográfica y tres sonetos para incluirlos en la Antología del Soneto Lunfardo. La respuesta no se hizo esperar (reproducida en este libro, son su prólogo y los tres primeros poemas, los mismos que leyó en "Caño 14" cuando presentamos el primer número del periódico "El lunfa"). Luego, para despuntar el vicio, según me dijo, y para sobrellevar una convalecencia, siguió escribiendo y el resultado es este libro que hoy prologo.

Diez sonetos escritos con temperamento literario y un modo de acento, de frase e intención que nos lo muestran a Yunque de cuerpo entero. En ellos están las voces, los giros y el ánimo del lunfardo vibrando al unísono con el del autor. Se completa con treinta y cuatro composiciones poéticas que se destacan por ser concisas y ofrecer reflexiones o sentencias que oscilan entre la copla y el haikú. Una combinación con la que logra transmitir un determinado estado de ánimo, dejando a veces que el lector perciba por si solo la síntesis de su pensamiento.

A pesar de que el iluminismo, en el siglo XVIII, marcó una línea de separación entre la poesía culta y la popular, doscientos años después, serían unos pocos poetas, y entre ellos Álvaro Yunque, quienes sobre dicha línea se pondrían a jugar al rango.

Murió el 8 de enero de 1982. Algunos años después le dediqué este poema:

A YUNQUE

Adán, el Arquitecto
Que construyó la Catedral de Mar del Plata,
Cuyo apellido era Gandolfi,
Se casó con Angelina Herrero.
Y llegaron los hijos
-los Gandolfi Herrero-
Que fueron siete:
Arístides, el primogénito
, El que, entre versos de la calle
Y barcos de papel,
Pasó a ser Álvaro para siempre.
Ángel, que firmaba Walk
E inventó el radio-teatro
Con Olga Casares Pearson.
Adán, como el padre.
Augusto, que lo conservó como médico
Y en las coplas fue Juan Guijarro.
Ada, la inteligente,
Que murió joven y era hermosa.
Alejandro, el silencioso,
Y Alcides, el menor,
A quien los guantes de boxeo
No le impidieron escribir Nocau Lírico.
Arístides, el primogénito,
Cuyos años fueron noventa y dos,
Estaba casado con Alba,
La que le dio dos hijos:
Adalbo Augusto y Alba Rachel.
Arístides, que se llamaba Álvaro Yunque,
Fue quien me contó una tarde
La historia de esta "A" familiar, Mientras las demás vocales fruncían el ceño.
Hoy, el que la firma
Es su amigo Alposta
Y en la coincidencia está mi homenaje.

Luis Alposta

PRÓLOGO

Nací -¡ay!- en el siglo pasado, en la académica ciudad de La Plata, calle 57 entre 5 y 6. Terrible es haber nacido en el siglo anterior a este siglo XX, siglo de la electricidad, de la desintegración del átomo y de las rebeliones populares, porque, por fuerza, volaré al Paraíso antes de que este prometedor siglo termine. Por fuerza y por ley natural antimatusalénica.

¡En este lapso (1976 – 2000) van a ocurrir tantas cosas en nuestra querida América semi-colonial y en el mundo de los cerdos imperialistas!

¿Lo publicado por mí? Poesías, narraciones, una novela, ensayos, biografías, conferencias, críticas, teatro, historia, pensamientos... He borroneado montañas de papel.

Al acabar de escribir un poema, por un momento, me sentía feliz. ¿Después?... Después, al releerlo, me asustaban las dudas. ¿Lo publicaré?... Algo publiqué, sin embargo. Mucho, lo más, tal vez lo que creo mejor, permanece inédito. Será póstumo. ¿Qué escritor, si se toma en serio, no ha dejado páginas póstumas? Tal ocurrió con Dante A. Linyera y William Shakespeare, con Roberto Arlt y Miguel de Cervantes Saavedra.

Mi paso por la Tierra no fue un paseo. He trabajado. ¿Escribir es trabajar?

Antes, en mi juventud, cuando escribía sin ganar dinero, algunos me llamaban ocioso (esquenún), ahora, porque gano dinero con mis palotes, me respetan. Por ganar dinero me llaman trabajador (laburante). Corolario: entonces, ganar dinero es trabajar.

Una confidencia: de lo escrito por mí, lo que más quiero, está escrito en lunfardo.

Álvaro Yunque

...Y rabie Garcilaso enhorabuena
que si él hablaba en lengua castellana
yo hablo la lengua que me da la gana.

Tomás de Errato

Fraternalmente dedico los lunfasonetos a la memoria de Juan
Guijarro y Alcides Gandolfi Herrero, poetas que vivieron las noches de la
calle Corrientes angosta, y la evocaron en su poesía.

Yunque
1978

LUNFASONETOS

NO SOY UN LITERATO...

No soy un literato espamentoso
de esos q' escriben pa' que nadie entienda;
yo escribo pa' mi pueblo generoso
al que rempujan como mansa hacienda.

Voy paso a paso por la limpia senda
que se abrió Martín Fierro, el hazañoso.
Escribir pa' que el pueblo no comprenda,
eso no es arte, es juego de gomoso.

Conocí a un chiche de esos, ¡cha, qué estrilo!
Le cantaba a una tal Venus de Milo,
que hasta era manca; a un viejo melenudo

que se llamaba Júpiter... ¡Sotreta!
Él se creíba ser todo un poeta,
pero poeta no es cualquier boludo.

"¡NO TE METÁS!"

"¡No te metás!", te rumia un triste anciano.
"¡No te metás!", te chilla una mujer…
vos que siempre patiás a contramano.
Les contestás burlón: ¿Qué v'a chacher!

"¡No te metás!", te grita un ciudadano
que ha puesto su conciencia en alquiler,
sos gigante y te quieren por enano,
te quieren ver cabrón, te quieren ver.

"¡No te metás!", es la filosofía
del que todo halla bien y del que un día
servirá a los morfones de escalón.

"¡No te metás!", enseña el güey paciente
bajo el yugo de un trompa prepotente…
"¡No te metás!", consejo del cagón.

EL CHACAO

Estás medio chacao y andás con chucho,
¿Chucho de qué, pedazo de vichenso?
¿Te envenenás porque te ves flacucho?
Cuanto más la llorés, más indefenso.

Vos que pa' la milonga fuiste ducho,
ahora hasta tenés olor a incienso.
¿La vida te ha fumao y sos un pucho?
¡Si de verte tan maula me avergüenzo!

Morfá y chupá del bueno y si la vida
quiere espiantar, ¡que espiante la jodida!
(¡Y cuánto se la quiere, sin embargo!)

Aunque seas coyón mostrate fuerte,
basuriá tus pavuras a la muerte...
La muerte es sólo un apoliyo largo.

APOLIYO

"La vida es sueño..."
Pedro Calderón de la Barca

Una gaita, allá en Madrí, nos dijo hace años,
"la vida es sueño"... ¡Bien, pero muy bien!
La vida es berretines, desengaños,
calotes, biabas... ¡y que siga el tren!

La vida tiene duros los peldaños
pal que quiere subir. No es un Edén.
La vida profesora es en amaños
que te despilchan en un santiamén.

Hacés una macana, otra macana,
te encamotás al fin de una fulana
y la fulana te hace un firulete...

(¡Chitrulo! ¿Te ponés a lagrimiar?)
Convencete, che hermano, convencete,
lo mejor de la vida: ¡apoliyar!

VEJENTÚ

Aquí estoy, derramao en la catrera,
con una fiaca, ¡ay,p…!, de la madona.
Me he dejado crecer la pelambrera.
La vejentud, amigos, arrincona.

Con el coco aún purrete, en primavera,
con el cuore, ¡chambón!, que no funciona,
me resongo: ¿La vida?, ¡cosa fiera!,
¡muy fiera!, porque el tiempo desmorona.

Ver a algunos besándose en las rúas,
ver a otros en morfes, en mamúas
y uno decirse: yo también he sido...

También he sido un jaife y hoy me veo,
Cachuso, envenenao, rasposo, feo...
La vejentu, cha, es algo muy jodido.

UN VASO DE AGUA

Genaro Porras era un curdelaso
que se mandaba litros de cerveza
y también una cañas... ¡Vaya un caso!
Nada se le subía a la cabeza.

Rey de la copa, emperador del vaso,
el chupar le quitaba la tristeza;
siempre derecho, bien seguro el paso,
cantaba: ¡Viva el vin, la vida pesa!

Un gracioso le dijo: - Che, valiente,
¿querés probar la rica agua corriente?
Le alargó un vaso, el curda lo bebió...

De pronto le empezaron los mareos,
vómitos, tumbos y unos ruidos feos...
Y con un vaso de agua se mamó.

UN JOVIE

Siendo un pichón herido, ¡qué macana!,
Montones de biyuya, él se los tira
Por los caprichos de una grela rana
A los burros, la rula y, luego… ¡yira!

Yira haciendo una cosa que, en la cana,
Los meses o los años se suspira;
Salió de la gayola el palangana,
Ya macho pa oficiar en la mentira.

Y aun ¡minga de laburo!, halló los modos
De vivir bien aunque fregando a todos,
Chantapufi, jodón, cero a la izquierda.

Lo acamaló, por lástima, un pariente
Y él siguió apoliyando en su far niente…
¿Aura qué es? ¿Aura?: ¡Un jovie, un viejo'e mierda!

POETA

Lo conocí. Crioyaso macanudo,
puteador, ginebrista, retobao,
dispuesto a discutirle al más letrao
y de tanto gritar dejarlo mudo.

Si por ajuera fue un jovie cascarudo,
¡por dentro era tan dulce! Era un guindao.
.. Con mates calentaba al desgraciao
y amuraba su puerta al muy chaludo.

Sus versos eran, ¡oh!, detonaciones
que hacían retemblar los corazones
(por eso lo llamaron "Almafuerte").

Hincha el pueblo hoy su fama de profeta,
que él al pueblo anudó su flaca suerte.
Ande gime el dolor, está el poeta.

HINCHADA AL PUCHERO

Humeante, está aquí, sobre la mesa,
florida de catrielas y amigotes;
minga 'e cocina yanqui o la francesa
indigestándonos con sus guisotes.

Ni carne cruda con mostaza inglesa,
que nos hace lastrar hasta cascotes.
Regalo de mamá Naturaleza:
¡puchero pa' pipones y pipotes!

Choclos, papas, cebollas, "¡qué delicia!";
el repollo, el zapallo, "¡una caricia!",
dijo Alcides, aquel Gandolfi Herrero

que a más de un taita lo durmió de un boyo.
¡Chá tiempo el suyo! De ese plato crioyo...
No hay morfe más debute que el puchero.

REZONGO AL PUEBLO

Che Pueblo, chacho grande, chucho crudo,
siempre oyendo el blablá de los dotores;
ellos te piropean con las flores
de unas parolas que te deja mudo.

Ellos te llaman crioyo pistonudo;
vos, olvidando tu hambre y tus dolores,
das a sus fiorituras tus amores.
Pueblo inocente, Pueblo pelotudo.

¡Ah, Pueblo! Tan otario y tan grandote;
Jugás a cara, pero sale ceca,
Pedís azúcar y te dan garrote.

Pueblo engrupido con lo que te dan:
si te dan cebo lo crees manteca,
te dan vinagre y lo crees champán.

Y…

GARDEL

Un tango y Carlos Gardel
hacen más por l'Argentina
que un puñao de futbolier.

MANICOMIO

Espiante, biabas, chorros, malandrines,
son cosas que te engrupen chacho colo.
¡Y qué le va-chaché, si así es el mundo!
Y si el mundo es así, es un manicomio.

GRINGO

Así me gusta, che gringo.
Por tu mate bien cebao
no sos un gringo cualquiera.
Ya sos un gringo acrioyao.

CUERPO Y ALMA

Hoy me ponderaron tu alma.
Es tu alma una rosa, pero…
Pero tu alma no me importa,
Lo que me importa es tu cuerpo.
Tendrás un alma muy linda,
A tu cuerpo es al que veo.

MACANA

Hice ayer una macana.
¿No iré llegando pa' viejo?
Ví que tenía una cana,
¡Jué pucha!, rompí el espejo.

COPLA

Miro arriba, veo estreyas;
miro abajo, veo flores
y veo morochas bellas...
¡Y me caigo en mis dolores!

MAÑANA DEL LUNES

La matina del lunes...
¡Qué mañana!
Ella le bate a todos:
-¿No sos rentista? ¡Basta!
Basta ya de creerte un bacanazo.
Sacudí la pelandra.

Recordá que tenés varios purretes;
tal vez, igual que vos, serán resaca.
Resucitá, muñeco, buey yugado.
(Cristo lo dijo: "Levantate y anda...)

La matina del lunes
es un reló despertador. Hay ganas
de tirarlo a la calle...
Pero todos, apretando los puños
se levantan y se van al laburo,
traca, traca...

La mañana del lunes,
¡Ha oído de puteadas!

DEDICATORIA

Pugliese, un tango pienso hacerte,
un tango con sangre'e pueblo,
hermanito Osvaldo Pugliese.

Y dedicado así: A Pugliese,
que tiene música en el pecho
y tiene ideas en la frente.

TANGO

Un tango acaricia
tan descaradamente,
que a dormir nos invita.

PAYADA

Un dotor hincha discursos,
yo rimo versos sencillos;
el dotor enciende hogueras,
yo, un fosforito.

CUCHILLO

Dice el taita aura ya viejo:
- Mi coraje brilla claro.
Entuavía soy cuchillo,
pero envainao.

PUESÍA

¿Cómo es una puesía lunfa?
Un poco raro parece...
Sí, parece una mulata
con ojos verdes.

MOROCHA

Morocha del beso largo,
morocha de ojos-luciérnagas;
lo que me pondrá de punta
el día que yo me muera,
será que me voy al cielo
y vos quedás en la Tierra.

COPLA

Me saqué las alpargatas,
me puse botines nuevos;
cuando voy por el suburbio
ya no me ladran los perros.

ALCIDES, CHACABUCO

Yo que he visto la fuerza con que entraste a este mundo
(en el que ya sabía yo lo que era dolor),
aura te veo, hermano, canoso y vacilante...
Cómo no voy a oírte rugir, ¡che corazón!

Yo que he oído el aplauso, trueno de muchedumbre,
sostener, bello ídolo, tu agilidá y valor;
yo que te he visto un arpa de músculos vibrando,
aura te veo, ¡pucha!, caminar con bastón.

CAÍDA

¡Dos años!... Una caída
me dejó un remo partido.
Llegaron los bisturíes,
ya te corto, ya te pincho...
Y van dos operaciones
y parlan de otra... ¡Muy lindo!
-¡Che! Dios de mis bisagüelos,
¿estás broncado conmigo?

GUITARRA

No es la de Santos Vega
la guitarra que yo abrazo
como si una moza fuera.

La guitarra arrabalera
que ahora en mis manos canta,
es la de Gabino Ezeiza.

CANTOR

El cantor pa' todos canta,
el verdadero cantar.
¿Con quién puede compararse?
Lo comparo con el sol.
A todos les dan sus luces
y su alegría los dos.
El cantor brilla pa' todos
y pa' todos brilla el sol.

REZAR

El pobre reza a Dios, y es pa' pecharle;
el rico reza a Dios pa' darle gracias.
Y Dios se dice: ¡Ah, ¡hijos… de su madre!

ÉL Y ELLA

Él se encamotó muy mucho,
sí, pero ella lo pifiaba;
él la creía una diosa
y era sólo una muchacha.

JOVIE MALO

El tiempo es un jovie malo,
no deja de rezongar,
de pronto te pega un palo...
Después se pone a llorar.

METEJÓN

Ella mucho lo quería,
pero él se enredó con otra;
desde entonces ella ríe,
porque si no ríe, llora.
Ella jura: en adelante
sólo vi'a querer mi sombra.
Tiene yeite en la sabeca,
opinan algunas doñas.

MUSAS

¿Por qué las musas griegas o latinas?
No saben ni cebarnos unos mates.
¡Vengan, morochas argentinas!

TIRAME CON UNA ESTREYA

Tus ojos son dos estreyas.
¡Tienen una luz tus ojos!
Más luz que la luna llena.

Tirame con una estreya
que yo voy a agradecerte
aunque me dé en la sabeca.

En mi pecho he de guardarla
y por siempre allí encendida.
Tirame con una estreya.

Tirame con una estreya;
no pienses que via empeñarla,
no pienes que via venderla.

Ya sé que te pido poco:
¡Tirame con una estreya!

CHE, RÍO DE LA PLATA

Che, Río de la Plata,
ya te podés hinchar espamentoso;
he visto al Manzanares y vi al Tíber
que antes los suponía caudalosos.
Uno en Madrid he visto
y en Roma he visto al otro.
Los gaitas y gorutas me decían
que eran ríos históricos...
¡Che, Río de la Plata!, ¡bah!, ¿qué quieren?:
Los dos al lado tuyo son arroyos.

BRONCA

Aquella noche de bronca
rompimos...¡Me cache' n dié!,
porque de rosal que eras
te veo ahora ciprés.

ERA RUBIA

Él mordió a la sanguijuela,
es decir... la quiso mucho.
La rubia era papa, pero
lo largó por un biyuyo.
Él aura hasta al sol l'espianta
Por ser rubio.

COPLA

Aunque el cantor es cualquiera,
La guitarra, por ser lunfa,
Se le entrega.

DOS PUETAS

Vos sos un pueta romántico,
Yo soy pueta de la masa,
Vos querés a Don Quijote
Y yo quiero a Sancho Panza.

PIBE

Un pibe, al amanecer,
Vende diarios que otros leen
Porque él no sabe leer.

VENGANZA

¿Me das espiro?... ¡Ta gueno!
Sos rana, joven, chaluda...
Volveré de aquí unos años
Pa' contarte las arrugas.

HOY

¡Jue una!, si es suerte mala
La de mis años cochinos.
Hoy, ya me ven, soy un tala
Lleno de espinos.

VERDÁ

Esta es toda la verdá:
La vida pa'l hombre tiene
Ratos de felicidá.

Pasado el buen rato, ya
Puede el feliz ajustarse
Pa'l duelo o la enfermedá.

Lo bueno, ¿qué ha de durar?
Si hemos venido a este mundo
Pa' aprender, no pa' farriar.

COPLA

Canto mis penas de misho,
Pero este mundo es redondo
Y así, cantando mis penas,
Canto las penas de todos.